5 mitos sobre el autismo (II)

En noviembre ya os escribimos un primer post sobre mitos y realidades, pero como ya podréis imaginar, son muchas las ideas equivocadas sobre esta condición y queremos seguir hablando sobre ellas.

1.Las personas con autismo tienen una inteligencia inferior a la media…

No existe ningún estudio que respalde que el autismo esté relacionado con un cociente intelectual por debajo de la media. Lo que sí ocurre es que, en el caso de las personas con TEA, resulta difícil elaborar una prueba para medir la inteligencia, debido a la dificultad de comunicación. Pero esta realidad ya está cambiando, como bien explican en Autismo Diario en su post «Revelando las fortalezas ocultas del autismo».

Nosotros ya os pusimos varios ejemplos de personas de éxito con autismo, que demuestran que esta condición no está reñida ni con la inteligencia ni con el éxito profesional.

2.O, por lo contrario, las personas con autismo son genios.

Como dirían nuestras abuelas, «hay de todo en la viña del señor». Igual que el autismo no hace que una persona tenga un cociente intelectual más bajo, tampoco hace que tenga uno más alto. Igual que ocurre en las personas que no tienen TEA, hay unas que tienen un cociente intelectual y otras otro.

3.El autismo viene provocado por la vacunación infantil.

Al igual que en el caso de la teoría de las madres nevera, que ya os explicamos en el anterior post de mitos y realidades, esta también está ya completamente descartada. Cada vez más estudios aportan datos que respaldan que el autismo tiene un componente genético, aunque aún no se conoce una causa exacta que lo provoque.

4.Las personas con autismo son agresivas.

Una persona con autismo no es por definición una persona agresiva. Aunque sí que una persona con esta condición puede a veces sufrir situaciones de estrés que les resulten difícil de gestionar debido a su dificultad para comunicarse, eso no significa que su vía de salida sea la agresividad. Como todos los seres humanos, en una situación de estrés las personas con autismo se bloquean, sus reacciones pueden ser muy diferentes. En los niños es más habitual las reacciones agresivas frente a la frustración, pero no es nada que no se pueda reeducar. Y esto ocurre con todos los niños, incluidos los que no tienen autismo.

5.Una persona introvertida es una persona autista.

En este punto queremos ponernos especialmente serios. Siempre se ha utilizado la palabra «autista» como insulto para referirse a las personas que no reaccionan frente a un contacto social como nosotros queremos o esperamos. En primer lugar, la palabra autista no debería ser jamás utilizada en un contexto despectivo y es ahí donde los padres de cualquier niño deben incidir desde que son pequeños y especialmente en el colegio, para poder así acabar con este estigma social y prevenir los peligrosos casos de bullying. En segundo lugar, una persona con autismo puede relacionarse con otra, sólo que la forma de hacerlo es diferente.

Cada persona tiene una forma diferente de relacionarse con su entorno y con las personas que lo rodean. Unos somos más introvertidos, otros menos, y no hay un carácter mejor o peor. Lo extraordinario del ser humano es que cada uno somos únicos e irrepetibles y, es por eso que podemos aprender y enriquecernos tanto los unos de los otros.

Esperamos que estos artículos sobre mitos y realidades os ayuden a entender más lo que es el autismo si no lo vivís en primera persona. En el caso de las personas con TEA o familiares de personas con TEA, nos encantaría que nos dejaseis en los comentarios otros mitos falsos que conocéis y a los que os habéis enfrentado, para que podamos escribir sobre ellos.

 

 

Etiquetado , , , , , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *